viernes, 9 de noviembre de 2012

Story of a girl*

El viento, la lluvia, el olor a tierra mojada... Y yo acá, siempre acá, siempre igual. ¿Por qué tengo que estar acá? ¿Por qué es todos los días la misma rutina? Estoy cansada de todo, estoy cansada de mí, estoy cansada de ser yo. ¿Por qué soy yo? Podría ser otra, por qué yo! Me detesto, mi personalidad, mi físico, mis inseguridades, cuando estoy feliz, cuando estoy triste; Siempre hay algo que no me gusta. Me habría fascinado ser otra, quien sea, no importa, cualquiera antes que yo. Y no hay manera de revertir lo mucho que me odio, me doy tanto asco. Estoy harta, y nadie lo entiende. ¿Por qué es todos los días lo mismo? ¿Por qué ver que otros pueden y yo no? Envidio tanto a esas personas que se aman así como son, que no les importa si están flacas, si son rubias, de ojos verdes, marrones, azules, grises... Lo único que hacen es vivir la vida y ser felices. ¿Por qué yo no puedo? 
Y es tan asqueroso pensar que hay sólo una salida, y me da mucho más asco pensar que no tengo los ovarios para salir de esto que soy, y que no quiero ser más. No importa lo que ellos digan, ellos no saben cómo duele, ellos no entienden lo que es saber que nunca vas a lograr una puta manera de librarte de esto. No quiero más, este es el momento en que te tiras al piso y lloras como una nena chiquita pidiendo que deje de doler porque no soportas más y lo único que querés es que venga tu mamá y te diga que ya pasó, que todo va a estar bien. Pero no, sabes que eso no va a pasar, y que tampoco serviría, porque no hay manera de sacarme de adentro toda la mierda que tengo, no hay manera de que deje de odiarme y de querer arrancarme de mi misma.
Necesito cambiar, ¿por qué es tan difícil? Es inexplicable lo mucho que duele, pero sí, a veces se puede sanar con un poco de viento, lluvia, olor a tierra mojada y... música.

No hay comentarios:

Publicar un comentario